jueves, 11 de agosto de 2016

Análisis bastones Newfeel Propulse Walk 100 (Decathlon)

Hoy toca hablar de mis primeros bastones de marcha nórdica. Se trata de los Newfeel Propulse Walk 100, los bastones más sencillos y económicos (menos de 20 euros) que se pueden encontrar en la actualidad en las tiendas Decathlon.

Nunca había hecho marcha nórdica y gastarme 50 o 60 euros en unos bastones que podía suceder que los probara tres veces y no volvieran a salir del paragüero me parecía una auténtica barbaridad. Uno es autodidacta en esto de la marcha nórdica y comencé a dar los primeros pasos a comienzos de este año por mi cuenta. Busqué en algún foro, leí algo sobre bastones, y como es evidente te puedes encontrar una opinión y la contraria, que si son mejores los bastones fijos, que si los mejores son los telescópicos puesto que los puedes ajustar a la altura que desees, que si mejor una dragonera de un tipo, o mejor de otro..., y así hasta el infinito. Una de las primeras entradas que publiqué en el blog hace referencia a qué bastones elegir, evidentemente no tiene la verdad absoluta pero creo que para los principiantes puede ser un buen punto de partida, eso y por supuesto preguntar a alguien que ya esté practicando marcha nórdica.

Marca: Newfeel
Modelo: Propulse Walk 100
Precio: 19,99€ (Decathlon)

Muy posiblemente uno no es capaz de valorar en su justa medida unos bastones hasta que no ha probado otros y puede comparar. ¿Por qué digo esto? Pues porque personalmente estos bastones, a los que tengo un cariño especial, son bastante inferiores a cualquier otro que nos podamos imaginar, pero sirven perfectamente para iniciarse en la marcha nórdica. Ahora comentaré algunos pros y algunas contras que de todo hay, pero como señalo puede ser una manera muy económica de iniciarse en el mundo del nordic.

Los Propulse Walk 100 son unos bastones fijos, en mi caso 115 cm, que se pueden encontrar en tallas entre 105 y 125 cm (cada 5 cm) realizados en aluminio 5083. El alumnio 5083 es más pesado que el 7075 más habitual en otros bastones de gama superior, pero aún así no se pueden considerar unos bastones pesados y pese a que la calidad del aluminio sea inferior siempre me ha dado la sensación de que la vibración era algo menor que en los bastones de dos tramos, de hecho después de realizar varias salidas con ellos y volver a un bastón telescópido de dos tramos la primera sensación es que estos últimos vibran algo más, aún así como digo no es más que una impresión muy subjetiva.

La empuñadura de estos bastones es de plástico, y principalmente en verano o cuando la temperatura es más alta el sudor de las manos los hace incómodos frente a los que tienen empuñaduras de corcho que absorben mejor el sudor. Esta característica prácticamente obliga a utilizar guantes con ellos y aunque yo inicialmente los usaba no terminaba de acostumbrarme a ellos. Es posiblemente uno de los contras más importantes con que cuenta este modelo de bastón.

La dragonera o fiador de estos bastones es convencional y aunque se han impuesto las de suelta rápida aún hay practicantes de marcha nórdica que prefieren este modelo. Evidentemente son mucho menos cómodas que las de suelta rápida y por ejemplo si vamos a quitar o poner los tacos en un momento determinado se hace necesario sacar la mano de la dragonera para poder hacerlo, también en casos de tropiezos y caídas por ejemplo me parecen menos recomendables que las de suelta rápida. A su favor
se puede decir que el ajuste de la dragonera a nuestra mano puede ser tan perfecto como deseemos. Personalmente tras haber probado ambos tipos de dragonera optaría sin ninguna duda por las de suelta rápida.

El tejido con que está realizada la dragonera es muy sencillo, de tipo calado, y por tanto transpirable, sin acolchado pero relativamente cómodo. El velcro ajusta bien a la muñeca aunque siempre es recomendable al terminar de utilizar nuestros bastones dejarlo pegado para evitar enganchones y en consecuencia un mayor deterioro.

Las puntas de estos bastones son de acero (no endurecidas al tungsteno)  y posiblemente son el mayor de sus puntos débiles. Sufren una gran abrasión en cualquier terreno, no sólo en asfalto y después de unos pocos cientos de kilómetros su desgaste es más que evidente. Es cierto que si vamos a utilizar estos bastones siempre con unos tacos no vamos a sufrir este inconveniente, pero parece bastante evidente que en algún momento usaremos nuestros bastones por terrenos de tierra, hierba... y en esos casos es preferible su utilización sin tacos.

 
Inicialmente, con los bastones nuevos, la sensación de agarre al clavar es óptima pero en cuanto se van desgastando, y ya digo que no tienen que pasar muchos km para que esto suceda, son bastante habituales los resbalones del bastón independientemente del terreno por el que estemos transitando.

Los tacos que vienen incluidos con los bastones, los básicos del Decathlon, me gustan bastante, y de hecho me parecen bastante mejores que los que traen por defecto otros bastones de más calidad. Aunque mi hija por ejemplo los desgasta menos que yo, supongo que por el diferente tipo de clavada y la intensidad de la misma, son unos tacos que duran algo más de la media habitual. 

En cualquier caso esto quedará para una próxima revisión de tacos pues recientemente he encontrado un modelo, algo más caro, pero muchísimo más eficiente, al menos para el tipo de marcha nórdica que yo realizo. De hecho ya comenté en la anterior revisión de los bastones Fizan que los tacos que usaba con esos bastones eran los del Decathlon puesto que eran los que, hasta ese momento, me habían dado un mejor resultado. 

Dicho esto tengo que comentar que recientemente he cambiado las puntas a estos bastones, por otras endurecidas al tungsteno, por una parte me ha alargado el bastón un par de cm pero por encima de todo les ha dado una nueva vida. Como digo no son los bastones que hoy uso de forma habitual pero cuando salgo con algún amigo que quiere probar esto de la marcha nórdica suelo prestarle mis bastones y yo opto por coger mis queridos bastones viejos del Decathlon. No descarto en un futuro cambiar también la empuñadura del bastón por alguna algo mejor, pero eso, si sucede, será más adelante. 

En definitiva unos bastones muy básicos que están bien para iniciarse en el mundo de la marcha nórdica, con un precio muy económico y de los que evidentemente tampoco se puede esperar demasiado. Si estás seguro de que la marcha nórdica te va a enganchar, que dentro de un par de meses seguirás saliendo unas cuantas veces por semana a caminar, no los elijas, pero si no lo tienes claro es una buena primera opción, el precio es de lo más económico. 

Seguro que muchos lectores recuerdan con cariño su primer coche..., yo siempre recordaré con cariño mis primeros bastones de marcha nórdica.  ;) 

Fotografías del artículo tomadas de la página de Decathlon.



2 comentarios:

Piri dijo...

Sincero y completo análisis, José Luis. Nunca tires unos bastones viejos. Seguro que te seguirán dando un buen servicio. Saludos.

J. Luis Benavente dijo...

Gracias Piri. La verdad es que después de cambiarles las puntas (6,50€ en Global en Nordic Walking) les he seguido dando uso. Cada vez que quedo con alguien para que pruebe esto de la marcha nórdica le dejo los míos y yo me voy a mis primeros bastones y estoy más que contento con ellos. Siempre pueden ir en el maletero del coche y en un momento dado se les da uso ;)